-->

14/7/12

Sumisión al placer...

—¿Y si incumplo alguna de las normas?
—Entonces te castigaré.
Cincuenta Sombras de Grey,  E.L. JAMES


Podríamos jugar a este juego... pero antes tendríamos que firmar un contrato...



Objeto del contrato: complacer
Indumentaria inicial: corpiño, medias de rejilla y tacón de aguja. 
Perfume: 'Beauty', de Calvin Klein
Safeword: mercy
___________________________________________________________________

Escena inicial: sumisión...

Juguetes: esposas, venda de ojos, spreader bar


Te presentarás limpia, perfumada y rasurada convenientemente (lo suficiente como para que el tacto distinga claramente entre mujer y niña). Me ofrecerás, como regalo, una rosa roja... con sus espinasy adoptarás la posición de postración.
Serás atada a los barrotes de la cama. Anudaré tus muñecas con cinta de seda negra y separaré tus tobillos, abriendo tus piernas de par en par hasta dejar tu sexo expuesto y vulnerable...
Esparciré sobre él chocolate en polvo para endulzarlo aún más. Mi lengua te proporcionará un breve placer pasajero sin más propósito que el de humedecerte lo necesario para prepararte para todo lo que está por venir...

___________________________________________________________________

Escena segunda: entre cuerdas...

Actividades: bondage, dominación, wax play.

Te incorporarás y adoptarás la posición de genuflexión para ser encordada siguiendo la tradición del Kinbaku. Usaré nawa de yute para proceder al Shibaru. 
Jugaré con tus pezones, endureciéndolos con hielo... y aprisionándolos entre mis dedos. Al tormento del pellizco sucederá el alivio de una succión traviesa que con toda seguridad se convertirá en mordisco. Finalmente, derramaré sobre ellos lágrimas de cera ardiente...
Ahogaré tus gemidos y gimoteos llenando tu boca con mi excitado deseo, obligándote a saborearlo, centímetro a centímetro, mientras mi mano empuja tu cabeza marcándote el compás...

___________________________________________________________________

Escena tercera: adiestramiento y obediencia...

Actividades: spanking, pony play, cesión...
Juguetes: flogger, pony plug, fusta, collar


Te subirás a la cama donde adoptarás la posición furor salvaje, elevando las caderas, apoyando los hombros sobre el colchón y cruzando las manos sobre tu espalda. 
Tatuaré corazones carmesí en la blanca piel de tus nalgas azotándolas con la firme palma de mi mano. 
Convertiré tu larga melena en riendas con las que manejarte y llevarte a mi antojo. Serás follada en
todos los aires naturales. Comenzaré a paso lento, hundiendo mi sexo suavemente dentro del tuyo. La seca caricia de la fusta te indicará el momento en el que el aire cambiará a galope. Me abriré camino en ti por dónde más me plazca. Y si hubiera invitados, te entregaré a ellos... y procederás a complacerles como si de mi se tratase...

___________________________________________________________________


Escena final: entrega...

Actividades: bukkake...


Me derramaré dentro de ti... vaciándome de pasión y llenándote con mi esencia... Convertiré el hueco de mi mano en un cáliz sagrado que recogerá de entre tus piernas lo que fue mío... y que ahora, empapando tus labios, será la tinta con la que rubricaremos este contrato... que sellaremos, como prueba de aceptación, con un beso...


___________________________________________________________________

Y ahora, mi Ama, espero anhelante sus órdenes...

32 comentarios:

  1. de joven creía tener un cierto puntito de sumisa, pero parece que, decididamente, no.

    de mangonear alguien, que sea yo.

    :-)

    ResponderEliminar
  2. zeltia, estos contratos son muy abiertos y se pueden pactar otras condiciones, otras actividades, otros roles...

    Así que si quieres ser tú la que mangonee, solo tienes que cambiar la parte donde dice: 'la parte contratante de la primera parte...', etc, etc.

    (gracias por el comentario)

    ResponderEliminar
  3. Anónimo14/7/12 2:33

    Curiosa la última frase
    Excelente blog

    ResponderEliminar
  4. Anónimo visitante, gracias por tus palabras.

    La última frase es un hilo. Para saber lo que hay al otro extremo, solo hay que tirar...

    ResponderEliminar
  5. Me derramaré dentro de ti... vaciándome de pasión y llenándote con mi esencia... Convertiré el hueco de mi mano en un cáliz sagrado que recogerá de entre tus piernas lo que fue mío.
    Ofreceré mi elixir a tus labios sedientos... y los besaré

    No son de mi agrado estas prácticas, pero Manolo, lo has descrito en forma tan sensual que motivas, e incitas a jugar con la imaginación

    Besos Manolo

    ResponderEliminar
  6. ¿Dónde dices que hay que firmar?
    Creo que lo haría encantada.
    Sólo hay una cláusula en el contrato que no me acaba de convencer: ¿por qué tengo que perfumarme con Calvin Klain y no puede ser otro perfume?

    ResponderEliminar
  7. Ameny, la frontera de lo tolerable, de lo aceptable puede cambiar según las circunstancias y, sobre todo, según la compañía.

    Imagino que los que suscriben un contrato como el que describo, consienten, con conocimiento y confianza plena, entregarse a la voluntad del otro... por que saben que al final del camino se disfruta... y mucho.

    En cualquier caso, lo importante es aclarar dónde están los límites... y para eso está la comunicación... y la safeword

    ResponderEliminar
  8. Belkis, me llama mucho la atención como la cláusula del perfume es la que más cuesta aceptar. Es como si el olor, el aroma personal fuese una seña de identidad tan íntima como para convertir en inaceptable la renuncia a ella.

    En cualquier caso, somos personas razonables, por lo que no dejaremos que un quítame allá estas pajas nos impida disfrutar de estos placeres tan excitantes.

    Por cierto, me alegra volver a verte por aquí...

    ResponderEliminar
  9. Un contrato de amor donde el juego de la complacencia, seducción y el placer prima por encima de todo, conviertes tus letras en deseo, en sentidos acelerados, en humedad perfumada de deseo, en gemidos, y mil y una sensaciones.

    Perfecto contrato imaginativo, erótico y sensual, un placer leerte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Interesante, Manolo.

    Pensaba que no te atraía esta manera de jugar, otra vez me equivoqué.

    Un beso con nudos.

    ResponderEliminar
  11. La verdad es que no práctico la sumisión ni la dominación a extremos, pero reconozco que hay muchas cosas que me gustan y otras me llaman la atención...


    Besos

    ResponderEliminar
  12. María, lo primero, agradecer tu visita y tus hermosas e intensas palabras.

    El contrato es pacto... y compromiso. Puede tomar forma en un documento... o con una mirada, o un gesto. Y sea cual sea el objeto o las partes, lo esencial es que sea beneficioso para todos.

    En este caso, se pacta una puesta en escena... aunque en un segundo plano puede entreverse la entrega de dos amantes y su deseo de complacer y ser complacidos.

    Un beso...

    ResponderEliminar
  13. Nuda, espero que tus nuevas impresiones sean mejores que las anteriores.

    Soy una persona curiosa y me gusta explorar.... y aprender; y enseñar; y jugar, tanto haciendo el papel de jugador... como el de juguete.

    Otros besos... anudados.

    ResponderEliminar
  14. Mónica, muchas gracias por tu visita (gracias... y ánimo para que nos sigas deleitando con tus vivencias en El Rumbo de tus Sueños).

    Supongo que todos vamos dando forma a nuestras fantasías inspirándonos en lo que vemos, en lo que leemos, o en lo que nos cuentan. Sin apenas darnos cuenta, vamos añadiendo al deseo, a la pasión un rito de aquí, una indumentaria de allá, una puesta en escena de más allá. Y hay algunos que hasta le dan nombre a sus prácticas o actividades. Lo importante es que los elementos que tomamos nos proporcionen una buena sensación al final...

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. El corpiño...
    ¿de que color?

    ResponderEliminar
  16. El corpiño de color muy claro... como símbolo de pureza.

    ResponderEliminar
  17. Estas cosas sobre papel están muy bien....luego a ver quien es el guapo que consigue llevarlas a cabo sin cambiar un ápice lo convenido. Desde luego yo no.

    No me gustó lo de complacer a otros como si fuera yo...

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Antes de firmar el acuerdo, se puede llegar a cierto convenio entre las dos partes, pactando lo que cada uno está dispuesto a entregar y reclamar al otro... puesto que tu eres el manejable vasallo dispuesto a agradar "Y ahora, mi Ama, espero anhelante sus órdenes...".

    Estoy de acuerdo con la mayoría de mujeres que te comentan: hay ciertas prácticas que no las he llevado a la práctica, otras me gustan y excitan y otras me llaman la atención.

    :))

    ResponderEliminar
  19. Princesa, celebro volver a verte por aquí...

    A pesar de que vivimos tiempos en los que la palabra (de Fabra) no vale nada, me han enseñado que la palabra dada compromete. Y esto algo que practico y que me da de comer, y que valoro en las personas con las que trato. Por todo ello, creo que si se conviene o pacta algo (con pleno conocimiento de los términos y de las circunstancias) hay que cumplirlo.

    En cuanto al texto, no deja de ser una ficción literaria... en la que se plantea un juego. Uno puede estar más o menos atraído por los términos del juego; es normal. Quizás lo interesante es que el contrato se propone partiendo desde una posición de sumisión... en la que 'vete tú a saber qué cosas se han hecho' :-)

    En cualquier caso, gracias por la visita...

    ResponderEliminar
  20. Esilleviana, gracias por tu visita y por leer esta fantasía veraniega... hasta el final :-)

    Creo firmemente que aquellas personas que pacten compartir emociones, sensaciones, afecto, amor, cariño amistad o deseo (en cualquiera de sus formas) deben hacerlo desde la libertad... pero también desde la reciprocidad... o igualdad. Por que así, en ese doble rol de donante y receptor, pueden apreciarse mejor algunos matices... además de enriquecer e intensificar lo compartido. De todas formas, que cada uno pacte lo que quiera... con quién quiera... y cómo quiera.

    ResponderEliminar
  21. Entonces el pony plug será algo mas parecido a este :

    http://s182.photobucket.com/albums/x276/Show_me_the_panties/?action=view&current=218119_super_pony_plug_2.jpg&newest=1

    Estoy segura de que, con tu permiso, me dejarás convencerte para cambiar un par de cosillas (sin importancia)

    Por cierto , la purpurina, a partir de ahora, va incluida en el contrato...

    ResponderEliminar
  22. Anónimo, estoy seguro de que ese pony plug regalará unas excelentes sensaciones a quien lo use.

    En cuanto a los cambios, supongo que te referirás a cambios en la entrada... Evidentemente, puede haber algún error o deficiencia que estaré encantado de subsanar.

    ResponderEliminar
  23. será porque mis servicios también se pactan por contrato....

    creo que podríamos llegar a entendernos tú y yo

    (por cierto, rara vez uso perfume, por tanto tu elección me parece perfecta)

    ResponderEliminar
  24. Shang Yue, una simple mirada daría forma a nuestro contrato. Dejo a tu imaginación y criterio el modo en el que lo firmaríamos.

    Por cierto, el perfume es como el dedo que apunta a la Luna...

    ResponderEliminar
  25. Anónimo22/7/12 5:18

    Los contratos,una vez firmados, implican el cumplimiento de unos plazos
    Si no es así,preescriben...
    Por lo tanto habrás de consolidar este deseo.
    Eso si, después de la firma
    Y mientras... mantén la intriga
    Sin cambiar nada que pueda cambiarte.

    En...a...de...

    ResponderEliminar
  26. Sí... no sólo es importante determinar el qué... y el cómo... sino también el cuándo. Es necesario fijar los tiempos... el periodo de validez... y si hubiera, el de carencia.

    Releyendo lo escrito, el contrato describe una serie de escenas a realizar en un tiempo futuro, quizás no demasiado lejano.... De todas formas, el momento de la firma es posterior a la prestación de lo contratado, por lo que después de la firma solo cabe disfrutar de lo vivido.

    Para que no haya una preocupación sobre los plazos de entrega, e imitando esas cláusulas leoninas de preferentes y otros abusos bancarios, especifico, por escrito, que el periodo de validez del contrato se extiende hasta 9.999

    ResponderEliminar
  27. A tu cara madurita un besito de espumita

    (la nochhe me confunde)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, cuidado con las noches (mira lo que le pasó a Dinio...)

      Eliminar
    2. Anónimo, cuidado con las noches (mira lo que le pasó a Dinio...)

      Eliminar
  28. venga escribe algo, sabe que nos apetece leer-te :))

    ResponderEliminar
  29. Influenciado quizás por las 50 sombras de Grey?

    Me encantó la palmetada esa con purpurina roja.

    ResponderEliminar
  30. Susana, necesito ayuda... de alguien experto...

    Sí... como bien dices, el furor lector que ha despertado la trilogía 50 Sombras... ha influido algo en esta entrada... Debo decirte que he leído, o más bien tendría que decir, he hojeado, las peripecias de Anastasia y Christian. Y salvo un par de pasajes, la novela es insulsa y predecible. Además, desde la perspectiva de un varón, de un hombre, es poco más o menos que inverosímil... salvo que uno padezca "eyaculación precoz". Pero bueno, este no es el tema...

    Desde el verano, he conocido a varias lectoras de la saga, que han mostrado interés sexual por los códigos y la parafernalia BDSM... Aunque mi contacto con el universo de la dominación y la sumisión ha sido esporádico (aunque siempre de la mano de profesionales), he intentado iniciar en esas artes a estas vocacionales pero inexpertas amigas... y cuál ha sido mi sorpresa que, llegado el momento de la verdad, han preferido optar por las artes clásicas en lugar de optar por los ricos y variados sabores del placer extremo...

    En cierta forma me quedo con la sensación de que en el fondo, se prefiere lo malo conocido que lo bueno por conocer... aunque quizás, lo que haya ocurrido es que no soy tan guapo ni tan rico como el inquietante Chirstian Grey.

    ¿Puedes ayudarme?

    ResponderEliminar

Sólo faltan tus palabras...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...