-->

7/3/14

Sexo oral...

Lo que me gusta de tu cuerpo es el sexo.
Lo que me gusta de tu sexo es la boca.
Lo que me gusta de tu boca es la lengua.
Lo que me gusta de tu lengua es la palabra.

Julio Cortázar

Quizás por excesivo pudor y celo de su intimidad, solía envolver con un velo de silencio su excitación. Disfrutaba con un placer mudo, callado e insonorizado del que raras veces surgía un jadeo... o un gemido... lo cual desconcertaba a sus amantes.

Pero un día, en medio del fragor de sus afónicos encuentros sexuales, un monosilábico y agónico "" escapó de sus labios.

Y no fue el único...

Impulsado por un calor borboteante que surgía de lo más profundo de sus entrañas -justo en esa parte animal, irracional a la que tanto temía y de la que tan poco conocía- surgió un sonoro bisílabo "sigue". Y Markus, su amante alemán, sin tener muy claro si la orden era un deseo, o si su deseo una orden, puso todo su empeño y ahínco en complacerla.

Y viendo que sus palabras multiplicaban el placer, renunció al esfuerzo de mantenerlas bajo control... consciente ya de que resultaría baldío. Por ello decidió liberarlas de su prisión, desistiendo de darles forma, sentido, orden, coherencia, musicalidad o ritmo...

Apenas sin darse cuenta, de su boca brotó un torrente de interjecciones, de impacientes imperativos esdrújulos, mezclados con invocaciones al Altísimo y a lo más bajo, que se despeñaron, desbocados, por el borde de tus labios.

Los intensificó gritando, chillando... tensando las facciones... apretando las manos... clavando las uñas.

Fue directa, explícita. Empleó ese lenguaje crudo y rudo en el que no caben los eufemismos ni los dobles sentidos, y en el que las cosas se llaman por su nombre...

Exigió lo que quería y encomendó a su amante la tarea de descubrir cómo (y por dónde, si cabe) lo quería.

Regaló a todo el que podía oírla exabruptos soeces, improperios lúbricos, vocablos deshonestos y verbos pornográficos que rayaban en el escándalo y la procacidad.

Pero ella no quería hablar sola... Así que apremió a su amante para que la acompañase en su conversación. 

- Talk dirty to me!... espetó sin miramientos a Markus, su amante alemán.

Markus, sobrepasado por los acontecimientos, hizo uso (y abuso) de su rudimentario dominio del castellano, para acertar a decir, con un marcado acento bávaro:
- Esputa deseo... esputa placer... esputa pasión

Y ella, ateniéndose a la literalidad del ruego, comenzó a escupir frases empapadas de lujuria que les salpicaron de pensamientos obscenos sobre actos lascivos que estimulaban todos y cada uno de sus cinco sentidos.

Y así, palabra a palabra, ambos descubrieron que no hay nada mejor que disfrutar con las caricias que la lengua y el lenguaje regalan a los oídos en forma de sexo oral.

19 comentarios:

  1. Libertad de expresión hace la libertad interior, bello, bello, bello :)
    [Diría esdrújulos con invocaciones al bajísimo pero creo ya me has entendido que me ha gustado :)

    Besos Manolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Ame, y gracias por tus palabras.

      Ya ves... me gustan las palabras... me gustan tus palabras. Y es que últimamente, mi oído se está convirtiendo en mi órgano más erógeno...

      Así que hablemos...

      Eliminar
  2. Las palabras bien expresadas,son un elixir perfecto para las caricias,la lujuria y el acompañante perfecto para llevarte al orgasmo...........
    Saludos Manolo........

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isabel, por tu visita.

      Así es... palabras bien seleccionadas, que no selectas. Porque en el fragor del deseo, es posible que lo más bajo puede llevarte a lo más alto...

      Eliminar
  3. jajaja
    una forma curiosa de celebrar el día de su liberación como verdadera mujer jajaja
    ya te echábamos de menos :))

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esi, a pesar de los pesares, me gusta describir sensaciones... así que estaré por estas latitudes por un buen tiempo.

      Por cierto, no había reparado en que hoy es el día de la mujer trabajadora... y, a tenor del contexto, de la mujer habladora.

      Eliminar
  4. qué liberador para esta chica soltarse la lengua de semejante manera ;)
    -a lo mejor se lo recomendó el psicólogo-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Shang Yue, después de un "sí" y de un "sigue" quizás venga un "así", o un "más", o un "Dios"... o un "joder", o un "no pares" e incluso un "fóllame".

      La lengua tiene estas cosas: y es que excita.

      (Gracias por tu visita... y comentario)

      Eliminar
  5. Anónimo20/3/14 9:22

    A mi me resulta singular y muy esclarecedor que la ilustración que encabeza esta armoniosa manifestación del "placer femenino" sea una felación....masculina.
    Que no, que no que el clitoris no está en la campanilla... que no, que no, que no se puede hablar "mientras tanto"" y que tampoco pasa nada "por dar placer a una mujer" sin ese recordatorio constante e inoportuno de la reciprocidad....

    No te juntes con morosos y seguramente las indicaciones sobren.... jajajaja y tampoco te vayas con gente que da pagarés a ciento veinte dias, que seguramente tendrás que llevarla al RAI. Pero es de muy mal gusto empezar una relación oral con la contraprestación en la cabecera....

    Amaranta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Amaranta,

      Lo primero, agradecer tus palabras... y tu valoración.

      Debo decirte que llevaba mucho tiempo dando vueltas a esta entrada... y a lo importante que resulta estimular el oído con palabras y así aumentar el placer que se da........ y se recibe. La idea es muy básica... y Cortázar la condensa magistralmente: lo que me gustan son las palabras... tus palabras.

      La elaboración del texto fue sencilla. Pero lo que más me costó fue elegir una imagen para ilustrarlo. Y aquí debo decirte que llegué incluso a pedir ayuda, pues no era capaz de dar con la imagen apropiada.

      La imagen que seleccioné no me entusiasmó... y me supuso alguna duda. Puede verse como agresiva (el hombre de pie, apretando sus nalgas para empujar su sexo más adentro). También es verdad que tiene algún matiz "cómico" (ella sigue sosteniendo el cigarro, como si no estuviese muy entregada a la causa). Pero finalmente lo que me decidió a ponerla fue que encajaba con el predecible, y poco original, título: sexo oral.

      En fin... trataré de esmerarme un poco más en la próxima entrada.

      Mientras tanto... reciba un cordial saludo ;-)

      Eliminar
  6. ... (por añadir algo a lo que dices muy acertadamente) creo que hay personas que ganan con las palabras, es más yo sin ellas no tengo ni pizca de atractivo, aunque pueda parecer (por lo que se dice de Amaranta, o se ha dicho en otros tiempos) que mis palabras las carga el diablo.... pero es que el diablo si algo tiene es sexapple (o como se escriba).

    Amaranta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Amaranta; palabras que, como bien sabes, me gustan...

      Por cierto, aprovechando que el Pisuerga pasa por Pamplona, tendrías mucho "sex appeal" vestida de diablesa ;-)

      Eliminar
  7. La única manera de mantener callada a una Dama es la imagen que elegiste! jajaja...estoy con Amaranta...quizás la imagen de unos labios sensuales hubiera sido más coherente con tu relato....;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Labios sensuales...

      Tomo nota, Daxalma, de tu sugerencia...

      De todas formas, tampoco está tan mal la imagen seleccionada, ¿no?
      Ya puestos a sacarle punta, la postura de las manos de ella parecen dar a entender que no está demasiado satisfecha con la envergadura del muchacho (vale... la gracia no tiene gracia).

      En cualquier caso, gracias por tu visita y tu sonrisa.

      Eliminar
  8. Para que luego digan que... con la boca llena no se habla.

    Un beso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosaida, por tu visita... y tus palabras.

      Ah... y qué bueno es que se nos llene la boca... de placer.

      Eliminar
  9. Pues sí que he estado perdida yo estos días, Manolo, pero ya estoy aquí, siempre un placer disfrutar de tus escritos e imágenes erótic@s.

    Porque es un deleiter disfrutar no solo de las caricias que expresan las manos, sino las que pintan las lenguas, como melodías para el placer.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de volver a verte, María.

      Quizás esté equivocado, pero el sexo oral es la forma con la que más podemos acercar la mente y el corazón a la fuente del deseo.

      Eliminar
  10. Opino que el sexo oral a parte del placer q proporciona es una muestra de deseo total por el otro donde se mezclan la magia de los aromas fluidos y el tratar de uno estar dentro del otro aun mas q en la penetración.
    los invito a pasar por mi blog y dejar su opinion http://tataspirit.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar

Sólo faltan tus palabras...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...