-->

19/3/17

La delgada línea roja...

¿En qué momento se convierte el suave vaivén de unas caderas en danza frenética de salvaje instinto animal?
¿En qué momento se convierten unos labios en dientes... y sus besos en dentelladas de placer?
¿En qué momento se transforman unas caricias en pellizcos de dolor amortiguado por la anestesia de la entrega?
¿En qué momento se sublima el leve trazo de un dedo en enrojecida marca de fuego sobre el lienzo de una piel?
¿En qué momento se profana la delicada humedad de la intimidad para ahogar a una sedienta lengua ardiente?
¿En qué momento ya no importa que el desbocado cincel del sexo horade las piedras prohibidas?
¿En qué momento se desborda el deseo en un húmedo orgasmo de fuego y lluvia?
¿En qué momento crece el murmullo de tus suspiros a gemido... el gemido a grito... y el grito a aullido de placer?
¿En qué momento comulgan dos almas en un orgasmo certero de placer compartido y dolor sin sometimiento, en el que se vive y se muere?
¿En qué momento...? ¿En qué momento...?



Justo en el preciso momento en el que descubrí que al otro lado de la delgada línea roja se escondían mis sentimientos... hacia ti...

7 comentarios:

  1. Buffff es super intensa esta entrada, entre las imágenes y las preguntas que haces, me ha encantado este estilo, para mí de las mejores, porque te dejas llevar con los ojos hasta las secuencias y pocas palabras para sentir, de verdad, tu entrada está chapó!!!!!!!!

    Preguntas que no tienen respuesta con palabras nada más que las del lenguaje verbal de los cuerpos, ellos hablan sin hablar.... pero sintiendo...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guau!... gracias, María, por tus palabras.

      He intentado ser más visual... más directo y explícito... Y es que quiero saber qué hay detrás de las delgadas líneas rojas que, por desconocimiento, por falta de atrevimiento o de un buen compañero en el juego, nunca hemos traspasado.

      ¿Y tú? ¿Tienes líneas rojas?

      Un beso... muy rojo ;-)

      Eliminar
  2. ¿Y todavía te lo preguntas? Tienes una única respuesta vestida de mil matices.
    Una línea roja muy placentera.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmm... estoy muy preguntón... Quizás debería dejar las cuestiones teóricas... y pasar a la práctica.

      Muchas gracias, Mag, por tu visita.

      Por cierto, me ha encantado tu trastienda.... del pecado: http://latrastiendadelpecado.blogspot.com/

      Eliminar
  3. Mi querido amigo… Visitarte es recorrer lenta e intensamente una y mil líneas rojas, traspasarlas y viajarlas en ese estado altamente placentero y explícito, sin más, y con todo, sencilla y maravillosamente, sintiendo y dejando palpitar la piel en su más libre albedrío…

    Y mientras me recompongo y recupero el aire… Decirte, que a pie de página de mi blog “genevasoul” he dejado, con tu permiso, tus palabras en forma de postal…

    Bsoss acalorados.

    ResponderEliminar
  4. Y sin permiso cruzar la linea roja de tu blog y conocer las palpitaciones más violentas e inolvidables, esto si es un placer.

    Un bico

    ResponderEliminar

Sólo faltan tus palabras...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...