-->

17/4/15

Aprendiendo... enseñando...



Todo el mundo tiene boca, labios y lengua...
Todo el mundo tiene manos y dedos...
Todo el mundo tiene sexo... 
a veces dormido...
otras despierto.

Pero créeme cuando te digo
que nadie en su uso y disfrute te supera en destreza.

Y ahora quiero que demuestres tus progresos...
y espero que me sorprendas...
porque de lo contrario...
no pararé....
... hasta que aprendas.

8 comentarios:

  1. Un poema intenso y cargado de perversas intenciones... de sublimes enseñanzas...

    Muchos besinos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto hay que aprender...

      Y yo que creía saber... y, al final, me pasa como al burro ese de Sócrates, que sólo sabía que no sabía nada, jaja.

      En serio, gracias Haydée por haberte pasado por aquí.

      Eliminar
  2. Porque todos tenemos bocas, lenguas, manos, cuerpos, porque todos sabemos utilizar el lenguaje de los cuerpos, cada uno a su manera.

    Un placer volver a leerte, Manolo, hacía tiempo no publicabas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos tenemos las herramientas necesarias para crear, compartir o regalar deseo, placer, amor...

      Pero no todos sabemos cómo usarlas, o cuándo usarlas... o con quién usarlas.

      Pero bueno... siempre es posible aprender... y enseñar.

      Un beso, María, y gracias por tu visita.

      Eliminar
  3. Susurro o grito
    encajo y beso
    mientras mis dedos rozan,
    van y vienen,
    buscan
    y se pierden encendidos
    entre tus muslos
    cuando enseñas el deseo
    que empapará mi sexo.
    Entonces aprendo
    de cada gesto de tu piel
    cada mirada cruzada
    y cada guiño que jamás olvido
    como jamás olvidaré
    aquella tarde en la que aprendí
    que cómo tú... nadie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmm... Rosaida... qué suave fragancia y dulce sabor desprenden tus tetas y tu sexo... digo tus letras y tu texto (¿en qué estaría pensando?).

      El deseo es una melodía que brota de lo más profundo... para llevarte a lo más alto...

      Y a mi la tuya me encanta...

      Eliminar
  4. La sublime destreza de enseñar y la ingenua obediencia de aprender unas veces si y otras no van de la mano.

    Que pases un buen fin de semana.

    Besos.

    Lunna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aprender... enseñar... a veces intercalando órdenes... y obediencia...

      Lo bueno del deseo... es que cuando uno cree saberlo todo, siempre aparece alguien que te muestra, y demuestra, cuánto desconoces...

      Y yo, que apenas sé de nada, ahora quiero aprender...

      Celebro volver a verte, Lunna... y muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar

Sólo faltan tus palabras...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...